Saltar al contenido
MisMascota.es

Gato Egipcio – Todo Lo que tienes que saber

Gato Egipcio

Pese a su nombre, el gato egipcio no tiene su origen en Egipto. Su nombre procede de la cultura y la mitología, mas la verdad es que este animal apareció por vez primera en Canadá, y en su historia reciente. Ciertas personas aseguran que en el viejo Egipto era posible localizar gatos afines a los de esta raza, mas es una cosa que no se puede probar debido a la carencia de documentación a este respecto.

El origen científico del gato egipcio, asimismo conocido como Sphynx o bien Esfinge, está en una camada canadiense de los años sesenta, donde uno de los gatos nació sin pelo debido a una mutación genética natural. Este gato sin pelo fue objeto de estudio para descartar que fuera más enclenque o bien patológico que otros gatos sin pelo, cosa que pudo comprobarse. La realidad sobre este animal es que solamente había sufrido la mutación por un gen regresivo, mas no tenía ninguna falta ni complejidad para vivir su vida como cualquier otro gato.

De este modo, a lo largo de las 2 décadas siguientes, se empezaron a recoger gatos sin pelo que nacían en camadas de gatos comunes, bien en la calle o desde mascotas caseras. Tras las pruebas pertinentes para descartar cualquier inconveniente ocasional, estos animales eran introducidos en programas de cría que tenía como objetivo perpetuar y prosperar una tipología de gato sin pelo, en lo que serían los antepasados de la presente raza felina sphynx.

Desde los años ochenta, el gato egipcio ya tenía unas peculiaridades definidas, y entonces los sacrificios de los criadores se dirigieron a robustecer la salud de estos animales. En estos programas de cría se introdujeron ejemplares de la raza Devon Rex, lo que hizo que los gatos egipcios mejoraran en lo que se refiere a su fortaleza y fijaran todavía más su fenotipo.

Su reconocimiento como raza no llegaría hasta el año dos mil, instante en que la mayor parte de organizaciones internacionales daría el visto bueno al gato esfinge. Merced a este reconocimiento, cada vez fueron más las personas interesadas en ellos como mascotas, lo que asistió asimismo a acrecentar la popularidad de la raza. En nuestros días, es posible hallar ejemplares del gato sphynx en todos y cada uno de los lugares del planeta, y como mascota de muchos hogares. La verdad es que no se trata de una raza que destaque por ser realmente abundante ni mayoritaria, mas sí es apreciadísima entre los amantes de los gatos por su simpatía, extraña belleza y carácter conveniente para toda la familia.

Características del Gato Egipcio

El sphynx es un gato de tamaño medio y de peculiaridades de manera fácil identificables alén de la ausencia de pelo. Son animales alargados y musculados, bastante anchos en su pecho y en su cuerpo. Resalta su barriga pronunciada, que en ocasiones semeja colgar demasiado respecto al resto del cuerpo.

Lo más resaltable en su anatomía es la manera de su cabeza y su cuello en especial largo, aparte de los pliegues que se forman en su piel por todo el cuerpo. Su cabeza es más bien alargada y destacan sus pómulos afilados. Asimismo resalta en la expresión de su semblante el tamaño de sus ojos y orejas, muy grandes en proporción al resto del cuerpo.

El peso frecuente de los ejemplares de esta raza se encuentra entre los tres y los cinco kilogramos, dependiendo asimismo de su longitud, si bien jamás son tan grandes como otras razas de pelo largo. El estándar de la raza se ha mantenido hasta la actualidad sin modificaciones, si bien los criadores actuales asimismo van buscando fijar las peculiaridades que más atractivas les resultan. De ahí que, es posible meditar que en algún instante va a ser preciso actualizar el estándar, si bien la raza hoy día está más que afianzada en el mundo entero.

Comportamiento del Gato Egipcio

La palabra que define el carácter del gato egipcio es la calma. Difieren bastante de otras razas de gatos en lo que se refiere a su carácter, por el hecho de que son considerablemente más calmados de lo que acostumbran a ser los gatos normalmente. Son animales dulces, cariñosos, curiosos y también inteligentes, que jamás tienden a enseñar un carácter beligerante ni entre ellos ni con las personas.

Son animales muy dependientes de sus dueños, en lo que se refiere al aprecio y a otros cuidados. Procuran su contacto físico siempre y en todo momento, y asimismo cubrirse con ropa o bien con el propio cuerpo de su dueño para acrecentar su calor anatómico, que acostumbra a ser bajísimo debido a la carencia de mantón.

Asimismo es una raza sociable, que se lleva bien tanto con adultos como con pequeños, si bien no participará en los juegos más enérgicos de los pequeños. Su inteligencia les deja aprender órdenes básicas y ciertas más complejas, como su nombre, que asocian y obedecen con mucha velocidad.

Principales enfermedades del Gato Egipcio

El gato sphynx tiene un promedio de vida de entre diez y veinte años, y es por norma general un animal saludable. Sin embargo, es propenso a padecer algunos inconvenientes asociados a la consanguineidad de los ejemplares, y que se traducen en defectos metabólicos, sistémicos y genéticos. Por fortuna, actualmente se está corrigiendo esta tendencia y limpiando las líneas de sangre poquito a poco, lo que quiere decir que los cachorros de gato egipcio que nacen son más fuertes y resistentes a las enfermedades felinas comunes.

 

Cuidados básicos del Gato Egipcio

Los cuidados del gato esfinge son más complejos que los de otras razas felinas. Para comenzar, es preciso asistir al veterinario frecuentemente para hacer un chequeo general, y para sostener al día su cartilla de vacunaciones y desparasitaciones. Además de esto, hay muchos otros cuidados que dispensar a tu gato egipcio a fin de que esté siempre y en todo momento sano.

El hecho de que no tenga pelo no desea decir que no requiera cuidados de higiene anatómico. Los cepillados están descartados, mas su piel es altamente sensible y requiere un trato singular, con lo que se aconseja bañarlo una vez por semana con un jabón concreto para ellos, y adecentar frecuentemente sus ojos y sus oídos. En el caso de no estimar bañarlo con tanta frecuencia, siempre y en toda circunstancia se puede sostener una buena higiene a través de toallitas húmedas, para adecentar adecuadamente los pliegues de su piel, mas siempre y en todo momento usando productos para animales sensibles.

El metabolismo del gato esfinge es más acelerado que el de otras razas felinas, lo que tiene como propósito acrecentar su temperatura anatómico para sustituir la ausencia de pelaje. Esto implica que la nutrición de esta raza he de ser concreta, diferente a la del resto de razas de gatos. En el mercado existen comestibles específicos para ejemplares de esta raza, compuestos de más proteínas y grasas que otros comestibles. Precisa asimismo mayor cantidad de comida diaria que otros gatos de igual tamaño, mas asimismo se debe supervisar que no sea una cantidad excesiva, pues podría engordar demasiado, algo peligrosísimo para los animales.

Para cuidar apropiadamente al gato sphynx, hay que intentar que la temperatura de la casa sea siempre y en todo momento la conveniente. Tanto en verano como en invierno, el termostato del interior del hogar debería sostenerse entre los veintidos y veinticinco grados, una temperatura conveniente para resguardarlo. Estos animales son altamente sensibles a los cambios de temperatura, y podrían acatarrarse y enfermar con sencillez si no se prosiguen estas pautas. Asimismo va a haber que intentar que el minino juegue y realice ejercicio día tras día, algo muy preciso a fin de que se sostenga en forma pese a que no es una de las razas que más ejercicio demande.

En lo que se refiere a su educación, es algo verdaderamente simple de supervisar con un pequeño esmero desde cachorro, pues son animales que aprenden muy deprisa, obedientes y muy sociables. Otra de sus ventajas, es que se amoldan de manera perfecta a convivir con otros animales, con lo que es posible tenerlo al lado de otros gatos, perros o bien aun roedores en un estado total de paz y calma.

Curiosidades del Gato Egipcio

  • Que uno de sus nombres sea el de gato egipcio debe ver con el semejante de este animal con la diosa egipcia Bastet, representada frecuentemente con forma de humano y cabeza de gato, o bien con anatomía felina normalmente.
  • Si bien bastantes personas consideran que la característica calvicie del gato egipcio debe ver con la manipulación genética por la parte del humano, no es de este modo. Efectivamente, fueron los científicos quienes fortalecieron y fijaron esta característica. Mas los primeros gatos sin pelo nacieron en camadas normales por causas naturales, algo que aun puede acontecer hoy día como una parte de la genética natural.
  • La creencia de que los gatos esfinge no generan alergia es absolutamente injustificada. El hecho de que carezcan de pelo no implica que sean hipoalergénicos. Esto es debido a que la producción de alergia se halla en las hormonas del animal, y las células fallecidas que se amontonan en la piel y en la saliva. Por eso una persona alérgica no pueda compartir su vida con uno de estos animales. Las personas con alergia a los animales deberían buscar información sobre razas de gatos hipoalergénicas.