Saltar al contenido
MisMascota.es

Coagulación sanguínea excesiva en perros: síntomas, causas y tratamientos

(Obtenga más información sobre la coagulación sanguínea excesiva en perros. Crédito de la foto: inhauscreative/Getty Images)

La coagulación excesiva de la sangre en los perros ocurre cuando la sangre de un perro se coagula incluso si no está lesionado. La condición generalmente está relacionada con un problema subyacente.

La condición también se conoce como coagulopatía intravascular diseminada. Esto se abrevia como DIC.

Desafortunadamente, la condición puede afectar a todos los perros, independientemente de su raza o edad. Además, la condición puede ser fatal.

Tenga en cuenta que la condición es diferente de una deficiencia de coagulación canina. Esta condición ocurre cuando la sangre de un perro no se coagula correctamente.

Si nota signos de coagulación sanguínea excesiva en su perro, consulte a un veterinario para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Esto es lo que debe saber sobre los síntomas, las causas y los tratamientos para la afección.

Síntomas de una coagulación sanguínea excesiva en perros

La condición produce una serie de síntomas. Por ejemplo, algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Sintiéndose débil
  • Dormir un montón
  • ictericia
  • Las encías se ponen pálidas
  • vómitos con sangre
  • hemorragias nasales
  • Manchas moradas debajo de la piel.
  • Sangrado abundante después de la cirugía
  • moretones

Causas de la coagulación sanguínea excesiva en perros

(Crédito de la imagen: Westend61/Getty Images)

La causa de la condición puede ser una variedad de cosas. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • golpe de calor
  • problemas del corazón
  • trauma
  • inflamación del estómago
  • Infecciones bacterianas, virales y fúngicas
  • choque
  • tumores
  • quemaduras

Tratamientos para la coagulación sanguínea excesiva en perros

Primero, su veterinario le preguntará acerca de los síntomas de su perro. En segundo lugar, se realiza un examen físico completo. Estos incluyen análisis de sangre y orina.

Finalmente, se realiza una prueba de coagulación de la sangre. Esto mide la eficacia de la coagulación de la sangre de su perro.

Por lo general, el tratamiento de la afección requiere hospitalización. Esto es para tratar la causa subyacente de la afección. La terapia de fluidos es a menudo una parte de esto.

En algunos casos, se usa el medicamento heparina. Como siempre, siga de cerca las instrucciones de dosificación y frecuencia de su veterinario. También es importante que complete todo el ciclo de medicación.

Mientras se encuentra en casa recuperándose, es importante brindarle a su perro un ambiente tranquilo y silencioso. Además, haga visitas periódicas a su veterinario para controlar la recuperación.

¿Alguna vez has cuidado a un perro que padecía esta enfermedad? ¿Cómo ayudó su veterinario a su perro a recuperarse? Háganos saber en la sección de comentarios a continuación.