Saltar al contenido
MisMascota.es

Enfermedad intestinal en perros: síntomas, causas y tratamientos

La enfermedad intestinal en perros ocurre cuando el líquido linfático ingresa al tracto gastrointestinal. En general, la condición causa pérdida de proteínas.

En general, los perros de mediana edad parecen desarrollar la enfermedad de forma más grave. Además, ciertas razas, incluida la Terrier de trigo de pelo blandoYorkshire Terriers y Basenji parecen estar sufriendo la enfermedad más de lo habitual.

Técnicamente, la condición también se conoce como Linfangiectasia en perros.

Si ve signos de la afección en su perro, consulte a un veterinario para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Esto es lo que debe saber sobre los síntomas, las causas y los tratamientos para la afección.

Síntomas de enfermedad intestinal en perros.

La condición produce una variedad de síntomas. Por ejemplo, algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • pérdida de peso
  • diarrea (crónica)
  • pérdida de apetito
  • deshidración
  • gas
  • respiración dificultosa
  • Tos
  • Vómito
  • dolor de estómago
  • líquido gástrico

Causas de enfermedades intestinales en perros

(Crédito de la imagen: Cavan Images/Getty Images)

La causa de la enfermedad es a menudo congénita. Esto significa que un perro nacerá con esta enfermedad.

Sin embargo, los siguientes factores también pueden causar la afección:

  • pericarditis
  • intestino inflamado
  • Insuficiencia cardíaca congestiva del lado derecho

Además el siguientes razas de perros parecen más propensos a desarrollar la condición:

  • Terrier de trigo de pelo blando
  • rottweiler
  • Basenji
  • maltés
  • terrier de yorkshire
  • shar-pei

Tratamientos para enfermedades intestinales en perros

Primero, su veterinario le preguntará acerca de los síntomas de su perro. En segundo lugar, su veterinario intentará descartar otras condiciones médicas que produzcan síntomas similares.

En tercer lugar, se realiza un examen físico completo. Se realizan análisis de sangre y orina. También se realiza un hisopado de heces. También se pueden realizar radiografías y ecografías. Una endoscopia o una biopsia también pueden ayudar a diagnosticar la afección.

En general, el tratamiento inicialmente estabiliza a su perro. Por ejemplo, se pueden usar diuréticos y medicamentos antiinflamatorios.

En última instancia, los cambios en la dieta son clave para tratar esta afección. En particular, una dieta baja en grasas y alta en proteínas puede ayudar. También se pueden tener en cuenta los suplementos. Su veterinario le ayudará a formular una dieta segura para su perro.

Además, se puede recetar un curso de esteroides para ayudar con la inflamación en curso. Como siempre, cuando su veterinario le recete un medicamento a su perro, asegúrese de seguir las instrucciones para la dosis y la frecuencia correctas. También completar todo el curso de medicina.

Durante la recuperación en el hogar, es importante controlar el peso de su perro. Las citas periódicas con el veterinario también pueden ayudar a mantener a tu perro en el camino correcto hacia una recuperación exitosa.

¿Alguna vez has cuidado a un perro que padecía esta enfermedad? ¿Cómo ayudó su veterinario a su perro a recuperarse? Háganos saber en la sección de comentarios a continuación.