Saltar al contenido
MisMascota.es

Linfedema en perros: síntomas, causas y tratamientos

(Obtenga más información sobre el linfedema canino. Crédito de la foto: wakila/Getty Images)

El linfedema en perros provoca retención de líquidos e inflamación de los tejidos. La causa de la condición es que el sistema linfático de un perro no funciona correctamente.

A veces, la afección también se conoce como retención de líquidos e inflamación de los tejidos. acumulación de linfa.

Todos los perros pueden padecer la enfermedad. Desafortunadamente, ciertas razas están intrínsecamente predispuestas a ello. Estas razas incluyen pastores ingleses, caniches y bulldogs.

Si ve signos de linfedema en su perro, consulte a un veterinario para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Esto es lo que debe saber sobre los síntomas, las causas y los tratamientos para la afección.

Síntomas de linfedema en perros

La condición produce síntomas basados ​​en la acumulación de líquido. Por ejemplo, algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • hinchazón (en cualquier parte del cuerpo)
  • Comportarse más débil de lo habitual
  • Esfuerzos
  • evitar comer

Causas del linfedema en perros

(Crédito de la imagen: ClarkandCompany/Getty Images)

La causa de la enfermedad puede ser hereditario. Por ejemplo, algunas de las razas con más probabilidades de nacer con él incluyen:

  • caniche
  • perros pastores ingleses
  • bulldogs
  • Labrador retriever
  • pastores alemanes
  • rottweiler
  • borzoi
  • gran danés

Además, algunas de las causas comunes de la condición son:

  • infección
  • tumor
  • exposición al calor
  • exposicion a la radiación
  • enfermedad del corazón

Tratamientos para el linfedema en perros

Primero, su veterinario le preguntará acerca de los síntomas de su perro. En segundo lugar, su veterinario realizará un examen físico completo. Se ordenan análisis de sangre y orina.

Sin embargo, el método más efectivo para diagnosticar la enfermedad es la linfografía. Esto ayuda a que el sistema linfático de un perro se vea claramente en las radiografías.

desafortunadamente hay sin cura actual por la condición Sin embargo, varias medidas pueden ayudar a que un perro sienta menos dolor. Algunas de estas medidas incluyen, por ejemplo:

  • envoltura de presión
  • masajes con agua caliente
  • antibióticos

Como siempre, si su veterinario le receta un medicamento a su perro, asegúrese de seguir las instrucciones exactas de dosis y frecuencia. También completar todo el curso de medicina.

En general, un perro que padece esta afección necesita un control continuo de cualquier dolor que cause. Su veterinario puede ayudarlo a crear un plan para las necesidades personales de su perro.

¿Alguna vez has cuidado a un perro que padecía esta enfermedad? ¿Cómo ayudó su veterinario a su perro a recuperarse? Háganos saber en la sección de comentarios a continuación.