Saltar al contenido
MisMascota.es

Obstrucción de la vesícula biliar en perros: síntomas, causas y tratamientos

(Obtenga más información sobre la obstrucción de la vesícula biliar en perros. Crédito: Inside-Studio/Getty Images)

La obstrucción de la vesícula biliar en perros ocurre cuando la bilis mucosa se acumula en la vesícula biliar. Entonces puede ocurrir daño tisular.

La condición también se conoce a veces como Mucocele de vesícula biliar.

Desafortunadamente, la condición afecta a ciertas razas más que a otras, incluidos los Cocker Spaniel, los Shetland Sheepdogs y los Schnauzers Miniatura.

Si ve signos de obstrucción de la vesícula biliar en su perro, consulte a un veterinario para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Esto es lo que debe saber sobre los síntomas, las causas y los tratamientos para la afección.

Síntomas de obstrucción de la vesícula biliar en perros

La condición puede producir una variedad de síntomas. Aunque en algunos casos la condición es asintomática.

Algunos de los síntomas más comunes que produce la afección son:

  • anorexia
  • Fiebre
  • dolor de estómago
  • deshidración
  • Vómito
  • Orinar más de lo habitual
  • Bebe más agua de lo habitual
  • ictericia (coloración amarillenta de la piel)

Causas de la obstrucción de la vesícula biliar en perros

(Crédito: LWA/Dann Tardif/Getty Images)

La causa de la enfermedad es una acumulación de bilis mucosa en la vesícula biliar. Algunos de los factores que pueden causar esto incluyen:

  • problemas metabólicos
  • Comer una dieta rica en grasas
  • Glándulas de la vesícula biliar agrandadas

Además, las siguientes razas de perros corren mayor riesgo de desarrollar la afección:

Tratamientos para la obstrucción de la vesícula biliar en perros

Primero, su veterinario le preguntará acerca de los síntomas de su perro. En segundo lugar, su veterinario le preguntará sobre el historial médico de su perro. Esto incluye cualquier problema específico de la raza.

En tercer lugar, se realiza un examen físico completo.

También se realizan análisis de sangre y orina. Además, se utilizan técnicas de imagen para confirmar la afección.

El tratamiento generalmente incluye cirugía. Este procedimiento elimina el obstáculo. En casos severos, se puede extirpar la vesícula biliar. Este procedimiento se llama colecistectomía.

En general, los perros que se recuperan de la afección deben seguir una dieta baja en grasas. Su veterinario le ayudará a diseñar una dieta segura y apropiada para las necesidades de su perro.

¿Alguna vez has cuidado a un perro que padecía esta enfermedad? ¿Cómo ayudó su veterinario a su perro a recuperarse? Háganos saber en la sección de comentarios a continuación.